Retención de IVA

Que es el iva retenido

¿Qué es el IVA Retenido? 

Es el Valor al Impuesto Agregado que se guarda para efectos fiscales y garantizar que se cumpla cierta obligación fiscal.

La reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado, puesta en vigor a inicios de 2020, contempla que las personas físicas o morales que reciben servicios de terceros están obligadas a efectuar la retención del impuesto que el contratista les traslade.

Esta nueva retención de 6% del aplicable a empresas con personal contratado por outsourcing abarca todo tipo de bienes o servicios tercerizados, se encuentren o no bajo la coordinación del contratante.

La retención bajo condiciones del beneficio

El Servicio de Administración Tributaria explica que: “Cuando una persona moral del Título II o del Título III de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) o una persona física con actividad empresarial, en su calidad de contratante, reciba servicios en los que se ponga personal a su disposición, se entiende que habrá retención cuando las funciones de dicho personal sean aprovechados de manera directa por el contratante o por una parte relacionada de éste”.

Esto es, que el IVA retenido corresponde a la empresa que recibe el servicio subcontratado porque se beneficia de éste. En cambio, si es la empresa que proporciona dicho servicio la que obtiene los beneficios, ocurre lo contrario.

Así, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) añade: “Por el contrario, no habrá retención si los servicios prestados por personas físicas corresponden a un servicio en el que el personal del contratista desempeña funciones que son aprovechadas directamente por el propio contratista”.

Cómo se aplica el IVA retenido

Para ejemplificar esta nueva modalidad de del Impuesto al Valor Agregado, la Secretaría de Hacienda señala algunas variantes de utilidad para los contribuyentes del SAT con fundamento legal en Artículo 1-A, fracción IV de la Ley del Impuesto al Valor Agregado vigente, así como en la Resolución Miscelánea Fiscal vigente.

Por ejemplo:

  • Si contratas los servicios de una empresa en que su personal de meseros sirva alimentos a tus empleados, deberás retener el 6% de la contraprestación.

  • Si tu contrato es para adquirir alimentos y que sus meseros atiendan a tu personal, no te corresponde la retención del IVA, ya que los recursos humanos son sólo un medio del que se vale el contratista para cumplir con el contrato principal, que es la entrega de alimentos.

La importancia de registrar el IVA retenido

La retención del Impuesto al Valor Agregado (IVA) es una práctica común en el ámbito empresarial, y su correcto registro es esencial por diversas razones. A continuación, exploraremos por qué es tan importante llevar un control adecuado de las retenciones de IVA.

  1. Cumplimiento con obligaciones fiscales: Registrar el IVA retenido es una parte crucial para cumplir con las regulaciones fiscales de tu país. Si no lo haces, podrías enfrentar sanciones y multas por parte de la autoridad fiscal. Además, esto puede generar un historial negativo que afecte tu reputación empresarial.

  2. Transferencia correcta del impuesto: La retención de IVA implica que estás actuando como un agente de retención en nombre del gobierno. Esto significa que estás obligado a retener y luego transferir el IVA retenido a la autoridad fiscal. Un registro adecuado garantiza que este proceso se realice de manera precisa y oportuna, evitando posibles discrepancias o problemas en el futuro.

  3. Transparencia y confianza: Llevar un registro detallado de las retenciones de IVA muestra transparencia en tus operaciones comerciales. Esto es especialmente importante si tienes socios, inversores o clientes que requieren pruebas de que cumples con todas tus obligaciones fiscales. Una contabilidad clara y precisa puede ayudar a ganar la confianza de estas partes interesadas.

  4. Facilita la toma de decisiones financieras: Un registro adecuado del IVA retenido te proporciona información valiosa para la gestión financiera de tu empresa. Puedes analizar cuánto IVA has retenido en un período específico, lo que te ayuda a planificar tus flujos de efectivo y presupuesto. También puedes identificar posibles áreas de mejora en la eficiencia de tus procesos fiscales.

  5. Evita auditorías y revisiones exhaustivas: Un registro deficiente o la falta de registro de las retenciones de IVA puede hacer que tu empresa sea seleccionada para una auditoría o revisión fiscal más exhaustiva. Estos procesos son costosos en términos de tiempo y recursos, y pueden resultar en sanciones si se encuentran irregularidades. Mantener un registro adecuado puede ayudarte a evitar estos problemas.

  6. Minimiza la carga administrativa: La falta de registro adecuado puede generar complicaciones y retrasos en la presentación de declaraciones fiscales. Al llevar un registro meticuloso, simplificas el proceso de presentación de impuestos, lo que ahorra tiempo y reduce la carga administrativa de tu empresa.

Cómo facturar con IVA retenido

  1. Accede a tu cuenta de Facturama: Lo primero que necesitas hacer es iniciar sesión en tu cuenta de Facturama. Esto te permitirá acceder a todas las herramientas y funciones necesarias para gestionar tus facturas.

  2. Navega hacia la sección de facturación: Una vez dentro de tu cuenta, busca la sección de facturación. Esta suele estar claramente etiquetada para facilitar su acceso.

  3. Selecciona tu cliente y tipo de comprobante: Dentro de la sección de facturación, encontrarás opciones para seleccionar al cliente al que deseas facturar.

  4. Elige la forma de pago: Es importante especificar la forma de pago que se utilizará en la transacción. Esto puede incluir opciones como pago en efectivo, transferencia bancaria, tarjeta de crédito, entre otras.

  5. Selecciona tu producto y edita la factura: Una vez completados los pasos anteriores, llega el momento de seleccionar el producto o servicio que estás facturando. Después de elegir el producto, tendrás la opción de editarlo para incluir el IVA retenido.

  6. Agrega el IVA RET del 6%: La clave aquí es asegurarte de agregar correctamente el impuesto retenido. En este caso, estás aplicando un IVA RET del 6%.

  7. Revisa y confirma la factura: Antes de finalizar, tómate un momento para revisar todos los detalles de la factura y asegurarte de que esté correcta. Verifica que el monto del IVA retenido esté reflejado correctamente y que todos los datos del cliente sean precisos.

  8. Emite la factura: Una vez que estés seguro de que todo está en orden, puedes proceder a emitir la factura.

Video Tutorial del IVA retenido

Planes de Facturacion Gratis
Posted on: 12/04/2022

OBTÉN TUS 15 FACTURAS GRATIS

Te regalamos 30 días con 15 folios para hacer facturas y que conozcas Facturama.
Lo único que necesitas para comenzar, es tener a la mano tu RFC y un correo electrónico para probar nuestro servicio.
El correo que des de alta, es donde recibirás todas las notificaciones de tu actividad dentro de la plataforma.